La leche materna (LM)

La leche materna es un fluido cambiante ya que se va adaptando a los requerimientos del lactante a lo largo del tiempo, en función de las necesidades energéticas y del desarrollo del recién nacido. Es así como su composición va sufriendo variaciones a lo largo de la lactancia y también durante el día.

La composición exacta de leche materna varía de día en día, de toma a toma, inclusive dependiendo de si es de día o de noche, según el consumo de alimentos, el ambiente, la edad del bebé… También ha de ser tenido en cuenta que la proporción de agua y grasa fluctúa. La leche liberada al principio de una comida, es acuosa, baja en grasa y alta en carbohidratos, mientras que la del final de la toma es más rica en grasas, siendo por ello más saciante. La grandula mamaria nunca puede ser realmente «vaciada» ya que la producción de leche es un proceso biológico continuo: a mayor succión del bebé, mayor producción de leche.

leche-materna.jpg

Ahora hablaremos de la primera leche que producimos el calostro

Calostro
Por lo general, el calostro, la primera leche producida por sus senos, está presente hasta después del quinto o sexto mes del embarazo. Una vez que su bebé nace, el calostro está presente en pequeñas cantidades durante los primeros tres días, que es compatible con el tamaño pequeño del estómago del bebé. La mayoría de los bebés no necesitan nutrición adicional durante este período. Comience a amamantar tan pronto como sea posible después del parto. Amamante a su bebé cada 1 a 3 horas en un período de 24 horas (entre 8 y 12 veces en 24 horas) para que su bebé reciba esta preciada leche. El calostro y la leche madura están diseñados para satisfacer las necesidades especiales de un recién nacido. El calostro tiene un color amarillo, una consistencia espesa, un alto contenido de proteínas y un bajo contenido de grasas y azúcar. El contenido de proteínas es tres veces mayor que el de la leche madura, ya que es rico en anticuerpos que transmite la madre. Estos anticuerpos protegen a su bebé y actúan como laxante natural, lo cual ayuda a que su bebé elimine la primera deposición, denominada meconio.

Leche madura
Su leche cambiará y aumentará en cantidad aproximadamente 48 a 72 horas después de dar a luz. Puede tomar más tiempo, según cuándo comience a amamantar y con qué frecuencia lo haga. El cambio de la leche se produce un poco antes si usted ya ha amamantado anteriormente.

  • Leche inicial
    Cuando comienza a amamantar, la leche que recibe el bebé se denomina leche inicial. Es poco espesa y acuosa, y tiene un tinte celeste. La leche inicial es más que nada agua que se necesita para saciar la sed de su bebé.
  • Leche final
    La leche final es liberada después de varios minutos de haber comenzado a amamantar. Su textura es similar a la de la crema y tiene la más alta concentración de grasas. La leche final tiene un efecto relajante en su bebé. La leche final ayuda a su bebé a sentirse satisfecho y a aumentar de peso. Alimente a su bebé hasta que note que se está quedando dormido y está satisfecho.

NOTA: La “leche materna débil” no existe. Su cuerpo combinará la cantidad exacta de ingredientes necesaria para satisfacer las necesidades de su bebé.

Leche-materna1.jpg

Dentro de poco tendremos una entrevista a una asesora de lactancia de Medela!! Donde le podremos hacer preguntas que nos resolverá las dudas que tengamos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s